Niños y jóvenes de Altagracia de la Montaña mostraron su talento vocal

En la edición número 27 de la Voz Rural

 

Con la alegría y entusiasmo que caracteriza a los habitantes de la parroquia Altagracia de la Montaña, este jueves se llevó a cabo la vigésima séptima edición de la Voz Rural,donde el talento infantil y juvenil se apoderó del escenario para deleitar al jurado, integrado por el profesor Máximo Bogado, Patrimonio Cultural de Guaicaipuro y Andrés Marcano, cantautor de los Valles del Tuy, invitados especiales y público en general.

Fueron 31 cantantes los que tuvieron el privilegio de participar en esta actividad que desde hace 27 años es una tradición en la parroquia y que tiene como objetivo incentivar a los semilleros de la patria a continuar en el camino de la música, además de resaltar los valores culturales venezolanos a través del joropo.

En sus comienzos quienes acudían al llamado tenían que demostrar su talento a capela, pero gracias al esfuerzo de los organizadores y del apoyo institucional que recibieron, en esta oportunidad contaron con músicos especialistas que acompañaron a cada uno de los intérpretes.

La actividad inició con el desfile de las madrinas ecológicas de todas las instituciones educativas participantes y con una demostración de danza nacionalista realizada por Danzas Kiri Kiri, agrupación de la zona.

 

Apoyo institucional

Elizabeth Romero, secretaria de Gestión Social Municipal, resaltó todo el trabajo que implica mantener esta tradición durante 27 años, “desde el Gobierno Municipal queremos reconocer el arduo esfuerzo que mantienen desde hace tanto tiempo y que hoy está arraigado en su cultura, además de reconocer el trabajo que está detrás de cada niño que se va a presentar”.

Al mismo tiempo dijo, “este esfuerzo e iniciativa propia es la que necesitamos en todas las parroquias, ya que niños talentosos como estos tenemos en todo el territorio municipal”.

Además destacó el apoyo logístico y operativo que desplegó la Alcaldía de Guaicaipuro en la parroquia desde el día miércoles para que el espectáculo se llevara a cabo sin ningún contratiempo.

Por su parte José García, coordinador de Cultura de la Zona Educativa eje Altos Mirandinos, realizó un anuncio que fue motivo de aplausos, “es muy significativo ver que por medio de la música podamos unir a toda una comunidad, por lo que tomamos la decisión de iniciar próximamente seminarios culturales que incluyan la danza, música, percusión y teatro para ampliar el quehacer cultural que ya existe en la parroquia, así como la brecha del joropo tuyero de la mano con el profesor Máximo Bogado”.

Daniel Orellán, supervisor circuital de la parroquia indicó que “este festival nos abre las puertas para difundir los valores culturales de nuestro país a través de la música e involucrar a los niños y niñas en todo ese proceso es lo que permite que ellos se sientan identificados con nuestras tradiciones”.

Invitada especial

Una de las invitadas especiales fue una joven cantante de la parroquia que nació hace 17 años en este festival, lo que le permitió iniciarse en el mundo de la música venezolana, se trata de Narky Aristimuño, quien ofreció su canto recio a los presentes y entre sus palabras señaló “desde que tuve mis inicios todo ha sido grandes vivencias que me han hecho crecer no solo a nivel profesional sino personal (…) he tenido la oportunidad de representar al estado Miranda en toda Venezuela”.

“Saber que aún se siguen sumando niños a esta labor tan bonita me llena de mucha felicidad y más aún cuando mi hijo hoy tuvo la oportunidad de iniciarse como festivalero en el mismo escenario y a la misma edad que yo, eso es una emoción que no tienen explicación ya que es un gran orgullo”, comentó.

Talentosos emocionados

Yonaiker Uribe, hijo de la invitada especial, con tan solo 8 años afirmó sentirse satisfecho por tener la misma vena artística que su madre, “me gusta mucho cantar porque nací con el mismo talento de mi mamá, por eso los dos estamos muy felices, me gustaría seguir cantando por mucho tiempo y hacerlo junto a ella”.

Mientras tanto, Emily Bogado de 11 años de edad dijo “canto desde los 5 años y mi hermana es la que ha enseñado todo lo que se, me gustaría que pudiéramos hacer cosas como estas más seguidas porque lo disfruto mucho”.

Josmir Regalado de 6 años, a pesar de su corta edad tiene muy claro la importancia del defender y mantener las costumbres, “me gustó mucho la canción que interpreté hoy y además toda la música venezolana porque forma parte de nuestra tradición y debemos mantenerla”./HA

Fotos: Luis Manrique

Autor entrada: Henny Argueta