Somos un pueblo politizado, combativo y noble

Alcalde Francisco Garces

“Defendamos al chavismo como modelo de paz y de inclusión social en continua reinvención”

Giordana García

El pueblo aprobó la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) porque apuesta por una salida pacífica ante el terror que han desatado los sectores extremistas que se oponen al proyecto bolivariano. ¡Las venezolanas y los venezolanos que salimos a votar el domingo 30 de julio estamos luchando por la vida!

Además de buscar la paz, ante todo, las y los venezolanos que participamos en las elecciones más recientes representamos un pueblo politizado que está empoderado de su destino y que se reencuentra en un proceso constituyente para refundar, profundizar y remoralizar en un proyecto de país que nos incluye a todas y a todos, y en el que no cabe la desesperanza, el letargo y la inacción.

Fuimos testigo de los obstáculos -desde guarimbas hasta falta de transporte- que superó la gente para llegar a los centros de votación y restearse con la propuesta del diálogo y el entendimiento. Hemos repetido muchas veces que la mayoría del pueblo quiere hacer su vida tranquilamente. ¡Triunfó la conciencia de hermandad, combate, heroicidad y libertad de nuestro ser venezolano! ¡Creemos que también hubo un pueblo opositor que salió a votar por la paz!

Pienso humildemente que ya es hora que los sectores que nos adversan reconozcan al chavismo como una fuerza política, convencida, politizada, cultivada y heroica. ¡No nos nieguen más! ¡Somos, seremos y podemos encontrarnos y ponernos de acuerdo como el gran pueblo diverso y noble que somos!

La ANC también será el camino para comenzar a ponernos al día con las deudas que siguen alertándonos, como profundizar nuestros logros sociales y fundar una nueva economía que nos haga menos dependiente, ya es hora que pensemos en asumirnos en este gran concepto: autonomía.

Y hablando de autonomía, tenemos claro que no necesitamos de instancias internacionales para legitimar o aprobar nuestros procesos internos porque contamos con un pueblo cultivado que se apropia e interviene directamente en todos los asuntos que tienen que ver con su historia. ¡Aquí en Venezuela es el pueblo que legitima o deslegitima! ¡El poder de nuestro pueblo no es retórica es realidad movilizadora y transformadora!

Cierro estas líneas con una reflexión de Eduardo Rothe:

“La tarea de la ANC no es sólo remendar, reparar y potenciar la Constitución, sino continuar la tarea inacabada de Chávez, y cumplir con el deber histórico de todos los revolucionarios: hacer la revolución. De lo contrario, Venezuela seguiría caminando hacia a la guerra con un canto infinito de paz”.

Por Francisco Garcés

Autor entrada: Francisco Garcés